Consideración histórica-metafísica del origen del concepto de persona

                   La definición de persona dentro de la onto-teología cristiana la presenta Boecio en el siglo XII <<como sustancia individual de naturaleza racional>>[1]. Siendo Boecio un aristotélico escolástico, está claro que la naturaleza racional es la actitud especulativa contemplativa que caracterizan las virtudes dianoéticas del hombre. Ahora bien, si la persona adquiere una dimensión onto-teológica, es por la evolución histórica de la persona jurídica y que se concreta en el siglo XII con esta definición. Pero su origen se percibe en la figura de Carlomagno como expresión de la fusión civil-eclesiástica en la unidad de autoridad que representaba. Con Carlomagno se instaura un sistema de vasallaje, que une el sistema germánico del comitatus con el de clientela galorromana. Las tierras dadas a los vassi domini unían el beneficio y el vasallaje con el honor, que era un cargo y jurisdicción públicos[2]. Mientras tanto, la servidumbre o siervos de la gleba, que solo querían trabajo y seguridad, descienden a un estatuto antiguo de colonus,  donde sus derechos jurídicos dependen del señor feudal. El feudo entonces se podría comprender supuestamente, como la posible expresión de persona jurídica y política, a cambio de servicio militar. Es el señor feudal la cabeza visible de de esa expresión jurídica en cuanto es el jefe del clan que tiene la tarea de dar seguridad y trabajo a sus siervos. En estos momentos el concepto de persona va unido al reconocimiento jurídico por un servicio militar. Este reconocimiento por el esclavo en el sentido de reconocer al amo como el que pone su vida en juego para la seguridad de aquel, explica Fukuyama que ha sido el motor de la historia.

           Fukuyama partiendo de la idea de Hegel de la historia como proceso de <<lucha por el reconocimiento>>, recupera una dialéctica no materialista interpretando la historia bajo motivaciones humanas. En la órbita del pensamiento de Hegel Fukuyama explica que el individuo burgués, lejos de ser ese individuo egoísta que presentan los marxistas, es precisamente el heredero del señor feudal que tenía la tarea de dar seguridad y trabajo a sus siervos[3]. Esta idea surge del concepto de hombre de Hegel que lucha desde su primera naturaleza por la comida y por el deseo de ser reconocido por otros hombres, en el sentido de ser social. En concreto, el sentido del valor de sí mismo es el de ser reconocido por otras personas[4]. Ahora bien, el término aquí empleado por Fukuyama no es adecuado, ya que la idea de persona en esos momentos no existía. En cambio, como bien dice Fukuyama esta situación conduce no a un contrato social o alguna otra forma de sociedad, sino a una relación desigual de señorío y servidumbre. Una sociedad que se dividen en señores, que arriesgan su vida y esclavos. Es aquí donde surge el reconocimiento del señor que se plasma en la concesión de derechos jurídicos, cuya tarea es para con los siervos y su deber al soberano que le presta sus servicios militares. Es decir, el heredero del concepto jurídico de persona romana como obligación hacia una familia, su esfuerzo en mantener una actitud moral y el hecho de ser reconocido a nivel social y sobre todo jurídicamente, se entiende que sea el señor feudal donde se plasme el concepto de persona griega, aunque no se hable de prw’sopon ni de persona.

               Por otra parte, la iglesia estaba definiendo el concepto de persona pero desde el plano onto-teológico. Los padres de la iglesia consideraban la persona como relación, pero relación de las tres sustancias divinas, en el concilio de Nicea en el año 325. Posteriormente negaron la relación como realidad y hablaron de sustancia, ya que entonces el προσοπων al ser una máscara no era una realidad y consideraban a la persona υποστασις, sustancia. A partir de aquí es cuando Boecio presentaba su definición como <<Naturae rationalis individua substantia>>, <<sustancia individual de naturaleza racional>>.

            Cuando Leon III corona emperador a Carlomagno del Sacro Imperio Romano-Germánico, además de realizar una fusión del poder civil y divino, otorga las bases para el concepto de persona jurídica que se empieza a forjar en Carlomagno. Por extensión esta circunstancia se concreta en el señorío, que posee el signo onto-teológico de esfuerzo de relación en la tarea sobre la servidumbre. El concepto de persona con deberes y derechos jurídicos, se modula definitivamente con Boecio cuando adquiere su definición más común. Ahora bien, este concepto de persona supone el comienzo de la fractura ontológica en cuanto la persona como sustancia individual como corresponde al pensamiento de la escolástica y se separa definitivamente del ser uno-todo griego, siendo en sí misma la persona un ser. De todas formas la posterior cristianización de Europa, la desaparición de la sociedad feudal, la igualdad de participación en lo religioso que propugna el cristianismo, generaliza el concepto de persona con derechos y deberes, conservando su carácter teológico. Con Descartes el concepto de persona despeja ese carácter para identificarse con el ontológico de res cogitans. Actualmente el concepto de persona se considera como el de unidad individual como agente moral, sujeto de derechos civiles y políticos y miembro por relación a un grupo social.


[1] Boecio, De Persona et Duabus Naturis, ii, iii, in P.L., LXIV, 1342, sqq.

[2] Perry Anderson: Transiciones de la antigüedad al feudalismo, pág. 139, Madrid: Siglo XXI, 1990

[3] Fukuyama, F.: El fin de la historia y el último hombre ,pág. 208, Barcelona: Planeta, 1992

[4] Ibíd. pág. 210

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: