Sobre el blog

Desde que terminé mi tesis doctoral en filosofía he estado escribiendo, meditando y esculpiendo lo que sería una propia concepción del mundo. Quizá, lo que más me ha preocupado es dar coherencia a mi pensamiento, como explica Espinosa en el desarrollo de la intuición como tercer género de conocimiento.

 

Sobre las ideas del pliegue y del ser, mi investigación se fue acercando a lo que se podía comprender como realidad, ya que esta podía ser a la vez virtual y actual con el mismo significado del ser como pensar, hablar o significar. Esto implicaba la idea de Parménides, pero que había que interpretarlo desde el pensamiento moderno y para ello surgía la interpretación de Heidegger de deconstrucción o destrucción del concepto. Por otra parte, si Deleuze presentaba una ontología muy atractiva, se desmarcaba de una realidad de formas, que era la realidad de la apropiación del ser. Heidegger destacaba en sus escritos finales que el ser como realidad se ofrece como la apropiación e introducía en cierta forma la idea de la propiedad como esencia del ser del tiempo. La cosa era porque se apropiaba en sí misma, que explicaba en cierto modo dos factores la reciprocidad del ser y el tiempo, para que acaeciera la cosa. Esta cosa era esenciante, que como energeia o ousía, significaba estancia o hacienda, según la interpretación griega. Para Heidegger lo que existe es una forma de propiedad como actividad de lo existente en relación recíproca entre el ser y el tiempo. El problema estaba en que tanto Deleuze como el segundo Heidegger abandonaban el concepto del Yo como propiedad.

 

A partir de estas ideas he ido explorando el significado de la propiedad, que es lo propio en el pensamiento griego. Además, las implicaciones que suponían lo propio dentro de un desarrollo conceptual de la metafísica como primeros principios, llegando a la revisión de la Política de Aristóteles, de una nueva interpretación de sus conceptos. La realidad de esta nueva interpretación suponía que la realidad es conceptual, de fundamentos y causas que se relaciona entre sí, dando origen a un nuevo pensar, donde la propiedad de la casa y sus relaciones es la nueva oikonómica. El señor o dueño de la casa es el nuevo propietario porque tiene la libertad para decidir por sí mismo lo que es mejor para ella. Además tiene capacidad de previsión. Esta idea de ser propietario de una casa con capacidad de decisión, sin depender de nadie más de sí mismo, sin gobierno de ningún tipo salvo la asociación independiente de señores propietarios, me fue acercando a las formas parecidas de este tipo de relaciones.

 

Por ello, el señor era una relación con la casa, para desarrollar su esencia o sustancia, ousia, que implicaba un nuevo concepto de realidad con el entorno. Esto me llevó al estudio de comunidades similares como la civitas romana o la commonhealth de Locke, que yo traduje como la sociedad para la protección de la propiedad. Locke, en el Segundo Tratado de Gobierno Civil habla de una forma de propiedad de la tierra que ocurría en España. Si ya conocía los escritos sobre las presuras y la formación del carácter individual del español, me dediqué a investigar ese tipo de situación jurídica de la propiedad, que implica una serie de conceptos de la realidad.

 

A mi juicio, la realidad es conceptual y por lo tanto plegada de ser, pensar, lenguaje, etc., a través de un foco nodal que es el Yo propio y mío. Ello supone que el concepto se desarrolla en base a los principios de la Metafísica de Aristóteles. Por ello el Yo propio a través del pensar explica y desarrolla la realidad por ellos como conceptos. Es decir, si la presura supone una aprehensión es debido a que se ha realizado a través de los conceptos que usa el yo para fundar, concepto, una propiedad, concepto, en una frontera, concepto, por una tarea o actividad, concepto, de emprender, concepto.

 

El resultado de ello es el concepto de presura, que se dibuja por causas o principios que lo estructuran. Este concepto de presura como esencia metafísica tiene su expresión en el concepto de empresa, en relación a un mercado (concepto de reciprocidad), cuya responsabilidad va ligada a cada Yo propio que la compone. Así la empresa es acción, energeia, fuerza, dinamis, movimiento, kinesis, Yo propio, kathauto ekastos, que serían los conceptos griegos aplicados a la idea de la presura como nueva idea de significación de la empresa. Ello supone una serie de categorías que la componen como son:

-Temposuralogía -o historia de conceptos que supieron ese tipo de iniciativas, como la aprisio, presuras colectivas, pioneros americanos, que siempre mantenían la libertad y la propiedad libre, el espacio proxémico del individuo.

-Polihermenéutica o la nueva concepción de la Política basada en una relación de señores, que en la actualidad sería de presuristas.

-Realidad o estudio de los conceptos

-Oikonómica, o la relación de las empresas que en este caso son presuras.

Y así hasta diez que poco a poco irán definiendo el concepto de presura, durante los próximos muchos años. Espero que el proyecto no se complete jamás porque eso es el tiempo, pero mientras lo elaboro disfrutaré del asunto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: