Locke y su sociedad para la protección de la propiedad. The Commonwealth y la civitas romana

octubre 25, 2009

              El término Estado aparece con Maquiavelo en el sentido moderno de dominaciones de imperios sobre hombres identificados como repúblicas o principados. El concepto abarca a las formas de gobierno, donde antes era una idea de civitas. El estado maquiavélico es una forma de dominio sobre los hombres, pero diferente del término rule que emplea Locke donde el dominio es una manera de interpretar la ley por parte de la comunidad que la ejerce. Así dice Bobbio que “El término Estado debería de usarse con cuidado para las organizaciones políticas que existieran antes del ordenamiento que de hecho fue llamado por primera vez Estado”[1]. Por otra parte el término Estado contiene toda la carga del poder supremo, summa potestas, que entrelaza una teoría de los tres poderes, legislativa, ejecutiva y judicial.  Así que este término tiene una fuerte carga ideológica y política, ya que Schmitt considera el Estado como la base de lo político, como base organizada dentro de unas fronteras territoriales[2]

            Ahora bien, Locke deja muy claro que su definición de Estado como Commonwealth se aleja de cualquier interpretación como una forma de gobierno particular. Así dice “By commonwealth, I must be understood all along to mean, not a democracy, or any form of government, but any independent community which Latins signified by the word civitas, to which the word best answers in our language is commonwealth, and most properly expresses such a society of men “[3], donde la palabra Estado no aparece sino que hago uso del término commonwealth para explicar una asociación o comunidad independiente a cualquier forma de gobierno. El problema es que la misma palabra community o city contiene una diferente intepretación en el idioma inglés que el de civitas y esta idea es la que aclara Locke. De esta forma continúa diciendo  “which community or city in English does not; for there may be subordinate communities in a government, and city amongst us has quite a different notion from commonwealth”[4]. De esta forma es el momento de desarrollar lo que generalmente se entiende por civitas.

               La civitas a la que Locke hace alusión en este párrafo tiene su origen en la polis griega y encuentra su desarrollo en la configuración de la República romana. La civitas desarrolla los ideales democráticos de la polis griega, especialmente la sumisión a la ley pública.[5]

 La ley pretende encarnar la ética ciudadana,  por lo que acatarla deriva de la forma en que ha sido elaborada y cómo la acepta el ciudadano individual. Aunque en la civitas, lo que realmente se busca es cuáles son las medidas y cuáles son los límites de la ley, dicha ley está concebida como el instrumento de la justicia e incluso está ideada como la garantía de la libertad. [6]

             En la polis griega el individuo está considerado antes que la ciudad y por lo tanto es en la ciudad donde se forma, lo mismo ocurre en la civitas romana, el individuo se considera por encima de ésta con la obligación de acatar la ley. Por eso Locke no habla de Estado para definir el gobierno civil, sino que usa la civitas romana como forma mas adecuada para representarlo, ya que el concepto de “Estado” surge por primera vez con Maquiavelo, como se había dicho anteriormente. Por ello algunos autores discrepan a la hora de definir la civitas como Estado, porque se basa en la libertad y en la aceptación de la ley. Así pues, podríamos encontrar una relación en el estado natural que Locke describe y la civitas romana, ya que el estado natural de Locke se fundamenta en acatar y aceptar la ley natural, para la preservación de la propiedad y la libertad, existiendo el derecho de castigar a quien atente contra estos principios. Pues bien, la civitas romana se rige prácticamente por estos principios, basándose en la aceptación de la ley y en la libertad. Así parte del deber del gobierno es el de salvaguardar la propiedad, e incluso existe la autotutela, un término muy parecido al que Locke describe en el estado natural. Consiste en ejercer la venganza por tus propios medios, es decir, castigar a quién atente contra tus pertenencias, tu vida, tu libertad, tu familia etc..

A su vez, la civitas  romana se forma por la asociación de varias familias, donde prima el individuo, el paterfamilias  y esa familia se denomina gens  el cual ese grupo de gens se rige por el derecho de gentes, el cuál se cimienta en el individuo y es el derecho común, que trata de salvaguardar el bien común[7].

            En definitiva, hemos visto como Locke identifica la civitas para intentar definir su commonwealth, porque la palabra “Estado” no se acerca a determinar lo que el define como estado natural y tampoco lo que él llama commonwealth, porque el término civitas se acerca más a una comunidad pública donde rige el bien común que a un Estado. Incluso la misma palabra en inglés es sinónimo de bien común, common = común, wealth = abundancia, riqueza, bien.

           Entonces al término commonwealth hay que darle una nueva interpretación respetando la idea original de Locke, ya que el nos permite hacerlo ”which anybody dislike, I consent with him to change it (commonwealth) for a better”[8]. No podemos traducirlo por comunidad ya que cambiaría bastante el sentido de lo que interpreta en inglés Locke pero sí que podemos darle el sentido de ser una sociedad. Por otra parte “the government of the commonwealth” es el que tendrá la capacidad de legislar y por tanto el poder civil en cuanto es la defensa de la leyes y de de la ley natural, es decir de preservar la propiedad[9].

Así, Locke habla de commonwealth para designar esa sociedad civil o como nosotros la llamamos sociedad de protección para la propiedad, donde los individuos disfrutan de los derechos de la naturaleza; libertad, propiedad y vida, y que nosotros habíamos subsumido prioritariamente en la propiedad. Esa sociedad tiene el poder de ejecutar la ley natural, aplicando las sanciones a quien vulnere estos derechos. En esta sociedad de protección para la propiedad son totalmente eficaces los derechos naturales del individuo donde priman la libertad y la propiedad como estructura de esta sociedad. El poder civil de encarga de preservar la propiedad y garantizar el cumplimiento de la ley natural, poder civil que por otra parte depende directamente de los ciudadanos, como se decía al principio del post.


[1] Bobbio, N.: Estado, gobierno y sociedad, pág. 89, México: FCE, 1998

[2] Schmitt, C.: El concepto de lo político, pág. 49, Madrid: Alianza, 1991

[3]The Second, 133, pág. 60<<por commonwealth yo debo de ser comprendido desde el principio lo que significa, que no es una democracia ni ninguna otra forma de gobierno, sino una comunidad independiente a la cual los latinos la señalaban por la palabra civitas, lo cual en nuestro lenguaje la palabra que mejor responde es commonwealth, que expresa con mayor propiedad tal sociedad de hombres>>

[4]The Second, 133, pág. 60 <<las cuales comunity y city no convienen en inglés, porque pueden ser comunidades subordinadas a un gobierno y city entre nosotros tiene una noción bastante diferente a commonwealth>>

[5]Fernández de Buján, A.: Derecho público romano, pág, 63-64 Madrid: Thomson, 2004  

[6] Ibíd..pág. 64

[7]Ibíd., pág. 65 

[8] The Second, 133, pág. 60 <<lo cual a cualquiera que no le guste (la palabra commonwealth), yo le consiento para cambiarla por una mejor>>

[9] The Second, 3, pág. 2


El concepto de propiedad de Locke

abril 10, 2009

Locke afirma que en base a la palabra de Dios la razón natural ofrece al hombre una naturaleza con todos los beneficios para que subsista. Por ese motivo el hombre tiende a su auto conservación en una naturaleza en principio común a todos. Entonces, “But this being supposed, it seems to some a very great difficulty how any one should ever come to have a property in anything” (1). Según Locke, Dios ha dado a los hombres la razón para hacer uso de ella y conseguir beneficios, al igual ocurre con la tierra, Dios la ha puesto en manos de los hombres para mayor comodidad de su existencia y se afirma que pertenece a la humanidad comunitariamente al ser productos de la naturaleza. Pero cada hombre posee una propiedad que le pertenece a él mismo y nadie tiene derecho a esa propiedad excepto el propietario mismo, ya que el trabajo empleado en dicha propiedad la hace ser propiamente suya y, al haber empleado su trabajo en esa propiedad hace que el resto de los hombres no tengan ya derecho sobre ella. Pues ha sacado esa propiedad del estado en el que pertenecía comúnmente a todos y la ha hecho suya.

Pero aun así, no se puede apropiar de las cosas como se quiera sino que la misma ley de la naturaleza establece unos ciertos límites a la hora de disfrutar esa propiedad, según Locke. Esta idea es muy importante en cuanto que cualquier concepto que establezca una base como un desmesurado apropiación egoísta de la riqueza, es por una interpretación inadecuada del concepto de propiedad. Esto es debido a una interpretación parcial de La riqueza de las naciones, ya que este texto se debe de leer con el de la Teoría de los sentimientos morales de A. Smith. Esta idea, dice Locke, cuando habla de la riqueza y la abundancia, que procede de Dios. De esta forma si Dios nos ha dado todas las cosas en abundancia, la pregunta es: ¿Hasta dónde podemos adquirir esa abundancia?, Locke responde: “To enjoy. As much as any advantage of life before it spoils, so much he may his labour fix a property in. whatever is beyond this is more than his share and belongs to others “(2) Es decir, adjudicarse únicamente aquello que puede ser de uso “propio”. Siguiendo a Locke, la propiedad de la tierra se adquiere también del mismo modo que lo expuesto anteriormente, todo terreno que el hombre trabaje añadiéndole algo de su propiedad para mejorarla hace que se aparte del terreno común y pase a ser propiedad de aquel hombre que ha empleado su trabajo en dicha tierra, mientras hubiera cantidad suficiente para los demás.

Por lo tanto, Locke afirma que es el trabajo el que te da derecho a esa propiedad, es el trabajo que empleas el que hace que seas propietario de esa parcela, esa casa o esas tierras y no la avaricia de algunos hombres. Así pues, nadie debe interferir en la propiedad del otro, porque es esta propiedad conseguida con el esfuerzo lo que caracteriza al hombre y, lo que hace que en el estado natural si alguien interfiere o atenta contra tu propiedad, contra el esfuerzo realizado, aquel que ha sido ofendido tiene el derecho a castigarle. Pero al igual que hay que castigarle en la justa medida en que ha realizado la ofensa, según Locke, podrás ser propietario en la medida en que trabajes para conseguirlo.

Entonces dice Locke “The measure of property nature has well set by the extend of men’s labour and the conveniences of life. No man’s labour could subdue or appropriate all nor could his enjoyment consume more than a small part”(3) Es decir, es una medida de obtener posesiones de forma moderada y limitada para cada hombre sin dañar a nadie, es la regla de la propiedad, que cada cual solo sea propietario de aquello que puede usar sin perjuicio para nadie, puesto que el valor de cada cosa sólo depende del grado de utilidad para el disfrute del hombre .Así mismo, son los hombres los que alteran el valor de las cosas debido a las ganas de querer más de lo que se tiene.

Por lo tanto, aunque las cosas de la naturaleza sean proporcionadas comúnmente, el hombre al ser dueño de sí mismo y de su persona tiene derecho a ser propietario. Es el ser poseedor de sí mismo lo que le da al hombre como persona individual y las acciones que derivan de esta individualidad el concepto fundamental de la propiedad. Así dice Locke, “Though the things of nature are given in common, yet man, by master himself and proprietor of his own person and the actions or labour of it, had still in himself the great foundations of property”(4). Por lo tanto es el trabajo el que te da derecho a la propiedad, que parte ya con el derecho natural que tiene la persona en la propiedad de sí mismo. Ahora bien esta propiedad de sí mismo subsume tanto la libertad como la vida. Cuando Locke habla del estado de libertad lo define como un estado donde el hombre tiene una incontrolable libertad para disponer de su propia persona o sus posesiones en base a la ley natural, aunque no sea un estado de licencia. La libertad se define como no estar bajo la propiedad de ningún poder absoluto y arbitrario, ya que sin poder sobre su propia auto conservación no se tiene poder sobre su vida. Se es poseedor de la libertad como propio sentido normativo común dentro de una sociedad regida por la ley natural de la razón (5). En consecuencia la libertad y la vida se poseen son posesiones del hombre en su estado natural.

Por otra parte el trabajo hace que la naturaleza común el hombre sea poseedor de algo. Es el esfuerzo invertido para conseguir aquello que se desea aquel que hace que se tenga derecho sobre esa cosa, uno y no el resto de los hombres. Según Locke, no se es dueño de esa tierra sólo por separar esa parcela del resto, no por aislarla en un territorio, sino por aportarle algo, por trabajarla, por cultivarla y por regarla, y en definitiva, por elaborarla para conseguirla, aunque algunas posesiones no son iguales para todos los hombres, porque éstos pueden acumular oro y plata a cambio de la tierra, por eso es el gobierno el encargado de regular el derecho de propiedad. El gobierno únicamente se encuentra para preservar ese derecho y castigar a aquél que atente contra él. Ahora bien hay que definir qué es lo que entiende Locke por gobierno y si este es subsidiario del poder legislativo y cómo lo define. Es lo que Locke se refiere como Commonhealth, que yo he traducido por sociedad para la defensa de la propiedad y no por Estado, como se refieren sus traductores. De todas formas dejo para otros post estas ideas y para el próximo una reflexión sobre la razón como un Yo-general presurista que se acerca a la idea de Fichte, pero comprendiendo la idea de escalio, que es el trabajo sobre la tierra como propiedad.

________________________________________
[1]The Second, 25, pág. 12, “Más, admitido esto, a algunos les resulta muy difícil entender cómo podrá un individuo particular tener posesión de cosa alguna”
[2] The Second, 31, pág. 15 “Hasta donde podamos disfrutarla. Todo lo que uno pueda usar para ventaja de su vida antes de que se eche a perder será aquello de lo que le esté permitido apropiarse mediante su trabajo. mas todo aquello que excede lo utilizable será de otros
[3] The Second, 36, pág. 17, “La naturaleza ha dejado bien sentado cuáles han de ser los límites de la propiedad, pues estos dependerán del trabajo que realice un hombre y de lo que resulte conveniente para vivir. Ningún trabajo humano fue capaz de apropiárselo todo; y tampoco podía disfrutar hombre alguno más que de parte pequeña
[4] The Second, 44, pág. 20, “Aunque las cosas de la naturaleza son dadas en común, el hombre, al ser dueño de sí mismo y propietario de su persona y de las acciones y trabajos de esta, tiene en sí mismo el gran fundamento de la propiedad”
[5] The Second, 22, pág. 11, “ But freedom of men under government is to have a standing rule to live by, common to every one of that society, and made by the legislative power erected in it; a liberty to follow my own will in all things where the rule prescribes not; and not to be subject to the inconstant, uncertain, unknown, arbitrary will of another man; as freedom of nature is to be under no other restrain but the law of nature”.